"Pero esto sí admito a ti: Yo adoro al Elohim de nuestros padres de acuerdo al Camino que ellos llaman secta. Y continúo creyendo todo lo que está de acuerdo con la Toráh y todo lo que está escrito en los Profetas. Y continúo teniendo una esperanza en Elohim; que ellos también aceptan, que habrá una resurrección tanto de justos como de injustos. En verdad por esto siempre procuro tener conciencia limpia ante el rostro de Elohim y ante los hombres."
(Shaúl/Pablo) Hechos 24:14-16
Dabár Qodesh / La palabra santa de YHWH



viernes, 4 de noviembre de 2011

++ PARASHÁ “Lej Lejá” (vete para ti) 5772 ++

PARASHÁT “Lej Lejá” (vete para ti)


Por Moré Stefhan A. Ben Najum

Lectura de la semana Bereshit/Génesis 12:1 – 17:27

Amados Javerim, y ajim, les saludo, rogando me disculpen la brevedad de este comentario, por asuntos de tiempo, el cual ha sido hecho con todo mi cariño y ganas de que pueda generar un cambio positivo en cada uno de ustedes, con ayuda del cielo;

Leemos el primer texto de la parashá:
וַיֹּאמֶר יְהוָה אֶל-אַבְרָם, לֶךְ-לְךָ מֵאַרְצְךָ וּמִמּוֹלַדְתְּךָ וּמִבֵּית אָבִיךָ, אֶל-הָאָרֶץ, אֲשֶׁר אַרְאֶךָּ.

Bereshit 12:1 Vayomér YHWH El Avram; Lej Lejá Meartzejá Umimoladtejá Umibet Abija El HaAretz
Asher Areeka.

Génesis 12:1 Y dijo YHWH o a Avrám: "Vete de tu tierra, y de tu “Matria” y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré.

En hebreo la declaración, Lej Lejá que le dan nombre a esta porción, significa literalmente “vete para ti” o como traducen algunos “vete por tu bien”, antes de analizarlo, entendamos que, lo que HaQadosh Baruj Hu (El Santo Bendito) le pedía (y le pide a cada hijo de Avraham) a Avram, era con el fin de asegurarle que el gran esfuerzo y sacrificio que el estaba a punto de hacer sería a fin de cuentas un beneficio para su vida, esto por supuesto considerándolo en un sentido Peshat (simple, el primer nivel de interpretación); Como ya ha sido enseñado (parashát “Lej leja” del año 5770, en www.arboldevidas.com.) este lej leja, significaba principalmente un “vete a ti mismo” un “ve a tu interior”, o sea descubre tu ser interior. Ahora bien si consideramos esto a al luz de las cosas que “El Buen Rey” nos ha ido revelando, en estos últimos tiempos debemos recordar lo que hemos dicho constantemente en cuanto a la esencia interior del Hombre.

El ser humano esencialmente en su “alma” posee 5 niveles, Nefesh (instinto y alma animal), Ruaj (espiritu, la emoción), Neshamah (alma intelectual divina), Jaia (sustento de vida divino), Iejida (donde todos somos uno).

Si consideramos las explicaciones de la Kabbalah que ya hemos enseñado, entendemos la Neshamah, como la esencia mas “pura” del hombre, como el “punto” divino que existe en él, debemos entender y asumir, que cuando el hombre se descubre a si mismo, a su “yo “interior, no es a si mismo a quien descubre, si no a YHWH mismo, a la esencia de todo lo creado, o como lo explica Maimónides, al alma del mundo, en donde radica nuestra verdadera identidad como parte de la luz. Vale decir entonces, la declaración de “lej leja” es “vete hacia EL Eterno que está en ti”, “busca tu esencia primigenia, busca la luz verdadera, pero no la busques fuera si no dentro, pues tu mismo posees en ti un punto de la luz divina”.

Esto me llevó a recordar, lo que popularmente se recuerda de Rabí akiva, y que fue enseñado de manera primordial por el Sagrado Rabí de Natzrat Yeshúa Ben Yosef. De que el mandamiento mas importante de la Torah, es “veahabta et Reaja Kamoja” (levítico 19 18) “amaras al que esta enfrente como a ti mismo”. Esta Mitzvah ha trascendido dentro de nuestro pueblo, en especial entre los jasidim, a tal nivel que el “Ariza’l” (Rabí Itzhak Luria), uno de los Mekubalim más grandes de todos los tiempos, instituyó, que cada mañana antes de presentar el serviciod e oración, cada judío debe tomarla como el yugo que ha de cargar todo el día, como está registrado en los Sidurim (libros de oraciones);

Hareni mekabel ‘alay mitzvat veahabtá lere’aja kamoja. Vahareni feb et kol ejad mibené Israel lenafshí um’odi, Vehareni mezamén pe shelí lehitpalel lifné Melej malje hamelajim HaQadosh Baruj Hu.

He aquí que yo recibo sobre mí, el precepto “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, He Aquí que yo profeso amor a cada hijo de la unidad de Israel como si fuera mi propia alma y cuerpo, y he Aquí que me dispongo a orar delante del Rey de reyes, el Santo Bendito Es.

Vale decir o explicar, ¿de que me sirve que vaya y presente mis rezos y plegarias ante el Rey del universo, si primero no amo a aquel que esta a mi lado, a quien veo cada día?, ¿cuan valioso es mi servicio divino, si no soy capaz de saludar, de mirar, o de ayudar al otro ser humano que esta a mi lado? La respuesta es clara “no sirve de nada y no tiene ningún valor”.

Ahora bien, ¿Qué tiene que ver esto con lej leja?, pues si mi origen y esencia están en el Qadosh Baruj Hu, la de mi prójimo también lo está, y no olvidemos que en el fondo, en lo mas profundo de la esencia divina, “TODOS SOMOS UNO con EL”. Por lo tanto la declaración de “lej lejá”, Ve a ti mismo, es ve a tu esencia, en esa esencia tu eres uno con cada ser humano, por lo tanto “lej lejá” es ve a tu hermano, busca su esencia, busca ser uno con el, pues en el Eterno, el es tu y tu eres el.

Avram entendió esto, no solo se fue el con su familia, si no que dedicó su vida a beneficiar a otros, a hacer el bien y a expandir su luz, ya que sabía que iluminando a otros, se iluminaba el mismo, llegando al alma de sus semejantes, llegaba al Kadosh Baruj Hu, y por lo tanto llegaba a si mismo.

Como fue dicho por el Rebbe de Apt “Cuando era joven quería cambiar al mundo, luego me di cuenta que no podría, y quise cambiar a mi comunidad, era demasiado trabajo, entonces quise cambiar a mi familia, hoy me doy cuenta que lo único que puedo hacer, es cambiarme a mi mismo”
He ahí otra clave maravillosa de “lej lejá”, hacer el bien al otro, es hacértelo a ti, a la vez cuidarte mucho y hacer el bien hacia ti mismo es hacerlo a los demás.

Ama al otro como a ti mismo, por que en el Misterio de los misterios, el Sagrado supremo, tu y tu semejante y yo, somos UNO.
Publicado originalmente en 5771

No hay comentarios:

Publicar un comentario